Banyalbufar, a la derecha el Hostal Baronia hoy, en el que se alojó Creeley © Foto: Gabriel Lacomba

ROBERT CREELEY EN BANYALBUFAR

Sabías que...

Robert Creeley publicó el primer poema a los 20 años en la revista Wake de la Universidad de Harvard. Desde entonces y hasta su muerte en 2005, editó más de 60 libros de poesía. Se lo considera uno de los principales miembros del movimiento Black Mountain, una corriente artística que se opuso a la tradición literaria y que después de la Segunda Guerra Mundial se extendió por todo Estados Unidos. Su influencia en la literatura y en la creación artística de la segunda mitad del siglo XX ha sido inmensa, especialmente en movimientos underground y contraculturales.

Bibliografía


Escrit a Mallorca: poemes i relats
Autor: Robert Creeley
Editorial: Consell de Mallorca
Año de publicación: 2002
Este volumen recoge todo lo que Robert Creeley escribió durante los años en los que vivió en Mallorca: tres relatos ("La barca", "Una mort" y "El vestit") y unos cincuenta poemas. El libro ofrece la versión original en inglés y la traducción al catalán. Lo completa un estudio crítico de Kevin Power y un prólogo de Creeley, que escribió cuatro años antes de morir.

Créditos

Diseño: www.lacomba.com
Texto: Bartomeu Homar
Traducción al castellano: Maria Gené Gil

La Serra de Tramuntana ha sido hogar de numerosos escritores de todo el mundo. El caso de Robert Graves, que vivió en Deià y desde allí produjo una extensa obra poética y narrativa, es el más conocido, tanto por el valor del literato como por el arraigamiento del personaje en nuestra isla. Pero el caso de Graves no es único. De una manera u otra, escritores de todo el mundo han encontrado en algún rincón de la Serra de Tramuntana un lugar especial, en el que pasar unos días de vacaciones o un período determinado de su vida, un taller para escribir o un refugio en el que aislarse del mundo. Agatha Christie y Formentor, Rubén Darío y Valldemossa... son ya nombres indisolubles.

Pero hay algunos que han pasado más desapercibidos, literatos con menos proyección mediática pero con una obra literaria y una vida profesional de una calidad indudable.

Este es el caso de Robert Creeley, que vivió en Banyalbufar entre 1952 y 1955.

Interior del Hostal Baronia © Foto: Gabriel Lacomba

"¡Qué placer más profundo me da ver, ahora, en esta lengua de la que entonces solo podía sentir fascinación por los sonidos, las palabras que escribí en aquel lugar! ¡Aprendí tanto de Mallorca, no solo de mi arte, sino también de la vida y del mundo que podía confiar en encontrar! En este sentido, 'soy de Mallorca' para siempre". Estas palabras las escribió Creeley en el prólogo del libro sobre su obra mallorquina que editó el Consell de Mallorca en el año 2002.

Robert Creeley compartió amistad con Jack Kerouac, Allen Ginsberg y Jackson Pollock

"En aquellos años, perdí un 'yo' y encontré otro", recordaba Robert Creeley de sus años en Mallorca

Pero, ¿quién era realmente Robert Creeley?

Robert Creeley nació el 21 de mayo de 1926 en la ciudad de Arlington, en el estado de Massachussets, en Estados Unidos, y murió en Odessa (Texas) el 30 de marzo de 2005. Se le conoce por su poesía, pero también se dedicó a la prosa e, incluso, a la edición. Fue profesor de humanidades y literatura en las universidades de Buffalo (Nueva York) y en la Universidad de Brown, en Providence (Rhode Island). Como poeta se lo asocia con la Black Mountain, una escuela que tenía las artes y las humanidades como principal eje de la enseñanza. La escuela tuvo que cerrar pero dejó toda una corriente artística que adoptó su nombre.

Además de la Black Mountain, el nombre de Creeley también está unido a los de Allen Ginsberg, Jack Kerouac o Jackson Pollock, con quien compartió amistad.

Llegó a Mallorca en 1952, aconsejado por el poeta inglés Martin Seymour-Smith, con quien mantenía una relación epistolar, atraído por la paz y la calma que respiraban en la isla, pero, sobre todo, por el bajo coste de la vida que suponía habitar en Mallorca para un norteamericano. Creeley lo explica muy claramente: "A principios de la década de 1950, parecía que se podía vivir en Mallorca por casi nada... aunque este \nada' muy a menudo era más de lo que tenía cualquiera de nuestros amigos allí. Pero era un lugar en el que nuestros problemas habituales estaban ausentes. ¡Además, todo era tan encantador, la presencia física tan insistente y de una maravilla tan transformadora!...".

Pero su estancia en Mallorca no fue tan idílica como se puede pensar. Su relación con su esposa, Ann McKinnon (que por cierto era la que tenía el dinero con el que vivían), estaba ya muy deteriorada y terminó rompiéndose del todo. "En aquellos años, perdí un 'yo' y encontré otro, perdí una familia que parecía que me quería, lo único que me parecía mío", contó muchos años después Robert Creeley.

De los tres años que vivió en Mallorca, el poeta americano vivió los dos primeros en Banyalbufar, en un pequeño apartamento de la Baronia, y el último año, cuando ya se había divorciado, se fue a vivir a la Bonanova, que en aquella época todavía era un núcleo totalmente definido y separado de Palma.

Durante este tiempo, Robert Creeley escribió numerosos poemas y algunas narraciones, que en 2001 el Consell de Mallorca reunió en el volumen bilingüe inglés/catalán Escrit a Mallorca: poemes i relats. También fundó en Mallorca el sello editorial Divers Press y la revista The Black Mountain, que reunió textos de numerosos autores surgidos en torno de este movimiento. Finalmente, también le podemos atribuir la "paternidad mallorquina" a la novela The island, pese a que no la escribió en Mallorca. En esta novela, Creeley narra los años de la estancia en Mallorca y se centra en la ruptura de su relación con Ann McKinnon.

Lo cierto es que Robert Creeley como ensayista, narrador, editor y, sobre todo, como poeta, ha dejado una fuerte huella en la literatura escrita en Estados Unidos durante el siglo XX. En esta huella hay, sin lugar a dudas, un poco de tierra de la Serra de Tramuntana.

Álbum en Facebook